top of page

Versión sintética internacional

Acúfenos, vértigo, audición, Meniere: sus médicos pueden ayudar
Logo Dr La Torre - oído interno - laberinto

Acúfenos o tinnitus (ruido en el oído), hipoacusia neurosensorial (pérdida de la audición), ataques de vértigo recurrentes, desequilibrio subjetivo, sensación de presión en el oído u oído cerrado (plenitud), hiperacusia (malestar por el ruido) y cinetosis (mareo del viaje). Todos estos trastornos pueden ser causados, solo o en asociación, por una condición reversible y tratable de aumento de volumen y de la presión de los líquidos del oído interno (conocida como hidrops o hidropesía) que crea una disfunción de las células ciliadas en la cóclea o de los receptores vestibulares en el laberinto. El hidrops es la causa más frecuente y la única curable, pero la más subestimada. El presunto daño permanente irreversible es solo una hipótesis que nunca ha sido probada. Cuando todos estos síntomas están presentes hablamos de enfermedad de Meniere o síndrome de Meniere. Pero hidrops y Meniere no son sinónimos.

 
 
  • WhatsApp
  • Telegram
Dr. Andrea La Torre

El objetivo principal de la versión internacional de mi sitio web es difundir el conocimiento sobre el hidrops y su tratamiento, y ayudar a colegas de otros países a ayudar a sus pacientes. Pero incluso puedo ofrecer mi asistencia directa por video consulta a través de WhatsApp u otras aplicaciones. Hablo con fluidez italiano, inglés, francés, español y ruso (y muchos otros idiomas en menor nivel), por lo que puedo ofrecer consultas fácilmente en uno de ellos, esperando que sea suficiente.


El idioma no es un problema para mí, pero, si está leyendo esta página en español, podría ser un límite para usted. En la versión completa en italiano hay mucha información, incluidos muchos videos, mientras que esta página en inglés ofrece solo una versión resumida y concisa del contenido completo. De todos modos, puede acceder al sitio completo italiano y obtener una versión traducida automáticamente en español con Google Translate, con un simple clic en un botón.

 
 
hidrops del oído

Hidrops del oído
 

diagnosi.png

Diagnóstico
 

acúfenos tinnitus

Acúfenos
 

Oído y audición

Oído y audición
 

vertigo y mareos

Vértigo y mareo
 

enfermedad de Meniere síndrome de Meniere

Meniere
 

terapia per idrope

Terapia
 

Los enlaces abren la página relacionada del sitio web completo.

¡Siempre es el oído interno!

 

Anatómicamente, el oído se puede dividir en tres partes, el oído externo, el oído medio y el oído interno. Las tres áreas están involucradas en la función auditiva, pero solo el oído interno (cóclea) o el nervio acústico que conecta el oído con el cerebro pueden causar hipoacusia neurosensorial o acúfenos. Y solo en el oído interno (laberinto) se encuentran receptores vestibulares capaces de provocar mareos, vértigo o alteraciones subjetivas del equilibrio.

 

Mire este video mío (con audio en italiano, pero subtitulado también en español) para comprender mejor cómo funciona el oído.

 
 

Células, nervios y fluidos

 

¿Ha visto el video? ¿Qué tenemos en el oído interno? Solo células (células ciliadas en la cóclea y células receptoras vestibulares en la parte vestibular del oído interno), fibras nerviosas (nervio auditivo y nervio vestibular) y líquidos (perilinfa y endolinfa). Pero conociendo la biología de las células del oído interno (que son neuronas modificadas) y de los nervios, podemos estar seguros de que el daño celular o nervioso siempre sería permanente y no curable. Las neuronas y las células cocleares no pueden regenerarse después del daño y no pueden repararse. Por lo tanto, podemos estar seguros de que los síntomas recurrentes o fluctuantes nunca pueden ser el resultado de un daño celular o neuronal, sino solo de una disfunción creada por líquidos (hidrops). Este es el caso de vértigos recurrentes, el tinnitus fluctuante o la pérdida auditiva fluctuante. Pero el hidrops persistente también puede ser la causa subyacente de un acúfeno no fluctuante o causar una hipoacusia neurosensorial permanente (pero reversible con el tratamiento adecuado).

 

Oído interno e hidrops

 

El hidrops (o hidropesía) del oído interno es una condición de aumento del volumen de líquido en el oído interno. Esta es la situación patológica que subyace a la enfermedad de Meniere, probada y conocida desde hace muchos años, aunque las causas principales que conducen al desarrollo de la hidropesía siguen sin estar claras.
El aumento de presión creado por el exceso de líquido puede afectar las células cocleares y los receptores vestibulares, creando así diferentes combinaciones de pérdida auditiva, acúfenos (tinnitus), mareos, alteraciones del equilibrio, plenitud subjetiva. Esta condición es mucho más común de lo que los medico piensan y se subestima, pensando en ella solo cuando aparecen todos los síntomas de un Síndrome de Meniere típico. El aumento del líquido del oído interno puede provocar un solo síntoma (p. ej., solo tinnitus sin pérdida de audición ni mareos, o nada más que mareos sin ningún síntoma coclear, etc.), diferentes combinaciones de diferentes síntomas o incluso permanecer asintomático. El hidrops es la única condición tratable en el oído interno, mientras que el daño a las células o los nervios nunca podría repararse.

 

 
 
 
 
 - coclea normale e con idrope

In A una sección de una cóclea normal, in B una cóclea con hidrops.

Hidrops y ADH

 

Los mecanismos exactos que regulan la cantidad de líquido necesaria para llevar a cabo la función coclear (audición) y vestibular (equilibrio) aún no se conocen del todo, pero lo que sabemos es suficiente para poder proponer un tratamiento contra la mala regulación de los líquidos del oído (hidrops). Sabemos, desde hace 25 años, que la interacción entre la hormona antidiurética (ADH, también conocida como vasopresina) y los receptores hormonales específicos y los canales de agua específicos (acuaporinas) juegan un papel importante en el oído interno. La liberación de la hormona estimulante, activada principalmente por cualquier tipo de estrés (no solo psicológico) y por falta de agua libre, y su interacción con el oído interno, son el foco principal de mi tratamiento.
La relación entre la ADH, el oído interno y la hidropesía ha sido reportada por muchos artículos científicos durante muchos años, y este es el principal punto de partida del tratamiento que he ideado contra la hidropesía, pero parece ser totalmente ignorado por todos los otorrinolaringólogos y audiólogos, en todo el mundo y, que yo sepa, nadie más ha desarrollado un tratamiento basado en la relación ADH - oído interno. Aquí hay una lista corta (desplazable) de artículos científicos sobre ADH u hormona antidiurética (vasopresina) e hidropesía o enfermedad de Meniere. Pero hay muchos más.

Y lo realmente extraño es que existe un fármaco, TOLVAPTAN (nombre comercial SAMSCA, fabricado por Otsuka Pharmaceutical, Japón), que podría ser muy útil, ya que es un antagonista selectivo de los receptores V2 ADH, pero prácticamente no está disponible y no puede prescribirse para estos trastornos del oído.
También traté de contactar a Otsuka, para entender por qué nadie lo usaba para la enfermedad de Meniere o el hidrops endolinfático, a pesar de muchos estudios. Sin embargo ellos tampoco parecían saber nada. Así que traté de contactar con al menos 50 importantes centros universitarios en Europa, EE. UU. y Japón, para hacer algo juntos e impulsar nuevas investigaciones, pero a nadie parece importarle este tema.

 
 

Acúfenos e hidrops

 

En la mayoría de los casos, el tinnitus surge de la hidropesía y puede curarse, a pesar del frecuente diagnóstico de daño permanente que dan muchos especialistas, sin evidencia alguna de este presunto daño. Los verdaderos acúfenos (que no son sonidos o ruidos reales, producidos por una fuente de sonido real, sino solo señales bioeléctricas que llegan al área acústica del cerebro) son creados por disfunciones del oído interno y del sistema auditivo, a menudo reversibles y tratables, cuando la causa es el hidrops. Cualquier tinnitus, fluctuante o no, es potencialmente una consecuencia del hidrops del oído interno, que es una condición tratable del oído interno (casi siempre si acúfeno fluctúa, pero muy a menudo también en el caso de tinnitus estacionario, no fluctuante), proporcionando adecuada, verdadera terapia contra la hidropesía. Pero ciertamente este resultado no se puede lograr con las muchas “falsas terapias” que se ofrecen hoy en día. También puede tratar el llamado "tinnitus pulsátil" que en realidad no es un acúfeno, sino la percepción de los latidos del corazón.

 

Mareos recurrentes, desequilibrio e hidropesía

 

La molesta sensación de desequilibrio subjetivo y los ataques recurrentes de vértigo son siempre debidos a la hidropesía y siempre son tratables, sin excepción, sin necesidad de procedimientos destructivos. Todos los síndromes vertiginosos recurrentes o crónicos, incluidos los tradicionalmente atribuidos a otras causas, como el desequilibrio subjetivo, con una percepción más o menos constante de inestabilidad, que generalmente quedan sin diagnóstico y sin verdaderas terapias, derivan siempre de alteraciones a nivel del laberinto (oído interno) y siempre por la acción hidromecánica de los líquidos laberínticos (hidropesía). Un daño irreversible permanente, como máximo, puede generar una única crisis aguda mayor (laberintitis), seguida de una pérdida real y persistente del equilibrio que requiere tiempo para recuperar. A pesar de la teoría de la cupolitiasis y los otolitos errantes en el laberinto, incluso el llamado "vértigo posicional paroxístico (VPPB)" es en realidad un trastorno que se origina en la hidropesía.

 

Audición, plenitud e hidrops

La pérdida auditiva neurosensorial es el término utilizado para cualquier pérdida auditiva que resulte de una disfunción del oído interno. A los pacientes se les suele decir que no hay otra solución que comprar audífonos caros y que la cura no es posible, ya que no pueden recuperar el daño permanente de las células ciliadas (¡y es cierto!). Pero en muchos casos, si no en la mayoría, de pérdida auditiva del oído interno, el problema se debe en parte o en su totalidad al hidrops y, por lo tanto, es reversible y tratable.

 

La sensación de oído cerrado o presión en el oído (plenitud) es, en cambio, un fenómeno puramente mecánico, que podría estar asociado con una pérdida auditiva o una audición normal. Suele ser una expresión directa de la presión ejercida por el exceso de líquido, aunque con demasiada frecuencia se diagnostica erróneamente como un derrame catarral inexistente en el oído medio.

 
 

Terapia de hidropesía. ¿Cómo funciona y qué puede hacer?

El tratamiento que he ideado contra la hidropesía surge de la asociación sinérgica de varios componentes farmacológicos y no farmacológicos. Es eficaz para reducir el exceso de líquido en el oído interno, principalmente (pero no exclusivamente) al crear un antagonismo específico contra la acción de la hormona antidiurética (ADH), su principal regulador.

 

Aparentemente, la ADH no es la causa directa del problema. Los niveles hormonales, al menos fuera de un ataque agudo de vértigo, parecen ser normales. El desarrollo y mantenimiento del hidrops, probablemente, está relacionado con una hipersensibilidad del oído al estímulo hormonal y sus fluctuaciones o con un defecto en la reabsorción del exceso de líquidos producido bajo el efecto de la ADH. Pero desconociendo la causa de esta supuesta hipersensibilidad, el único objetivo que tenemos es la producción de la hormona y su interacción con el oído.

Los componentes no farmacológicos de mi tratamiento están representados por una carga de agua considerable (es decir, mucha agua para beber todos los días), porque el agua es el principal inhibidor natural de la hormona antidiurética; cursos cortos de una dieta estricta especial siguiendo las reglas prescritas; un tratamiento de presión para crear una contrapresión en el oído interno y, solo en casos seleccionados y con la misma finalidad, sesiones de terapia hiperbárica.
 

Los fármacos que se utilizan para el tratamiento son únicamente fármacos conocidos que se utilizan en dosis básicas,   prácticamente sin efectos secundarios. Son fármacos activos sobre los neurotransmisores, muchas veces pero no siempre necesarios, con el objetivo de crear un paraguas protector entre el estrés y la producción de la hormona ADH; corticosteroides intramusculares y orales (cursos cortos) y un diurético osmótico, manitol, administrados por vía intravenosa, por un método particular.

 

​Cada componente de la terapia actúa en un punto clave específico del mecanismo que crea y mantiene la hidropesía en el oído interno (imagen). Pero no todos los componentes del tratamiento son necesarios para todos los pacientes. Como puede ver, no hay nada realmente nuevo o extraño en mi terapia. Lo que funciona contra el hidrops es la combinación de muchos tratamientos con diferentes puntos de acción. La terapia con cortisona o la dieta son ineficaces sin aumentar la ingesta de agua. Los medicamentos que actúan sobre los neurotransmisores y la regulación del estrés rara vez se usan y otros médicos nunca los combinan con otros tratamientos, como beber mucha agua, etc. Pero también cambié cada componente, en comparación con las terapias tradicionales propuestas por otros.

 
 
Estrés, hormona antidiuretica, síntomas, ansiedad, más estré

La terapia, eficaz contra la hidropesía, no puede hacer nada contra cualquier daño permanente ya presente en el oído interno. Esta hipótesis (¡solo hipótesis porque nunca se puede confirmar un daño permanente para nadie!) debe tenerse en cuenta, sin embargo, solo cuando sea necesario tratar una hipoacusia estacionaria o un tinnitus constante, no fluctuante o para la parte constante del trastorno, si los síntomas, aunque nunca desaparecen, siguen siendo variables. Pero los acúfenos y la hipoacusias recurrentes o fluctuantes, así como cualquier tipo de vértigo recurrente, y la plenitud o la presión en el oído, son siempre debidos al hidrops y siempre pueden mejorar con el tratamiento si se realiza correctamente, como he visto en muchos miles de pacientes que he tratado.

 

La terapia puede curar, es decir, ayudar al paciente a recuperarse parcial o totalmente de sus trastornos, pero no puede, sin embargo, curar definitivamente el oído, porque aún son posibles las recaídas, después de un cierto período impredecible. Pero a menudo el paciente permanece libre de síntomas durante mucho tiempo y las recaídas se pueden manejar fácil y rápidamente si se sabe cómo tratarlas. Y la invalidez derivada de los síntomas es totalmente diferente cuando el paciente ya sabe que existe, a pesar de lo que todos le han dicho antes, un tratamiento adecuado. Sin embargo, el primer objetivo de esta terapia es mejorar la situación actual del paciente. Y no hay enfermedad, que no se pueda tratar con cirugía en el órgano responsable, que se pueda curar de forma permanente, a excepción de las enfermedades infecciosas infantiles que dejan una defensa inmunológica permanente. Sin embargo, el tratamiento contra el hidrops no es un tratamiento de por vida. Fuera de las fases agudas, el paciente puede permanecer sin ninguna terapia, porque a veces el beneficio de un tratamiento adecuado dura años y no se necesita terapia solo para síntomas esporádicos y leves, aunque se presenten.

 
 
bottom of page